9 de noviembre de 2019

1944: Se decreta la Autonomía Universitaria


En 1944, en un año crucial de la vida en la vida política de Guatemala, con la jornadas cívicas y patrióticas que derrocarían al general Jorge Ubico. En junio, en la universidad se iniciaban planteamientos a los problemas internos, pronto se transformaron en luchas contra el dictador.

Los primeros logros estudiantiles fueron los cambios a autoridades facultativas. En el desarrollo de tales sucesos, el 21 del mismo mes fue proclamado el "Ideario Universitario", en una concurrida asamblea realizada en el Paraninfo Universitario.

Manuel Galich, fue una de las principales figuras estudiantiles de mayor relieve en las jornadas de junio de 1944, destaca la importancia que tuvo aquel documento en el cual se plantearon las exigencias de los estudiantes al gobierno ubiquista. Ellas incluían el cambio total de las autoridades universitarias, la reforma de las leyes de la institución, la ampliación de sus planes de enseñanza, la creación de la Facultad de Humanidades, de la Escuela Superior de Pedagogía, del Instituto de Ciencias Indigenistas, y finalmente la Autonomía Universitaria.

La resolución de esas demandas fue presentada a ubico con carácter de ultimátum, advirtiéndose que de no ser atendidas se declararía la huelga general universitaria, con suspensión de todos los servicios atendidos por estudiantes y docentes.

La respuesta del dictador fue la restricción de las garantías constitucionales, acusando a los dirigentes cívicos de "nazifascistas".

El 24 de junio, varios sectores salieron a manifestarse contra el gobernante, algo que llevó a su renuncia el 1 de julio. Ubico traslado el poder a un triunvirato, y el 4 de julio la asamblea legislativa designó presidente provisorio siendo este el general Ponce Vaides.

En el transcurso de ese lapso los estudiantes volvieron a plantar una serie de demandas al nuevo presidente, y entre ellas se le pedía el otorgamiento de la autonomía universitaria, además propusieron una terna de candidatos a Rectoría, integrada por el licenciado Enrique Muñoz Meany y los doctores Carlos Federico Mora y Manuel Serrano.

El gobierno respondió con medidas dilatorias, pero finalmente accedió a sustituir al Rector del período ubiquista, doctor Ramón Calderón, por el doctor Mora, quien gozaba de las simpatías del conglomerado universitario.

A principios de octubre de 1944 el ambiente era de tensiones y expectativas, pues la represión policial contra la ciudadanía había llegado a límites intolerables, la unidad de todos los sectores: estudiantes, maestros, profesionales universitarios, obreros y figuras de relieve en la ciudadanía, en alianza con militares jóvenes y progresistas, hizo posible el movimiento cívico-militar del 20 de octubre de 1944 que derrocó al gobierno de Ponce y eliminó a los residuos del ubiquismo.

La instalación de la Junta Revolucionaria de Gobierno, integrada por el Mayor Francisco Javier Arana, el Capitán Jacobo Árbenz Guzmán y el Ciudadano Jorge Toriello Garrido, fue el resultado inmediato del triunfo obtenido en aquella fecha.

La euforia del triunfo revolucionario no hizo olvidar a los nuevos gobernantes que la Universidad y los universitarios habían sido factores determinantes en las pasadas luchas populares contribuyendo a la libertad de los guatemaltecos.

Sin necesidad de presión alguna, en forma espontánea y honrosa, los triunviros dictaron el decreto 12, de fecha 9 de noviembre de 1944, por medio del cual se concedió su autonomía a la Universidad Nacional.

En la parte considerativa del trascendental decreto se indicó que, uno de los anhelos más legítimos de los sectores intelectuales del país era la organización de la Universidad en forma que respondiera a las realizaciones de auténtica cultura que el pueblo esperaba de ella. Con ello se pone a salvo la Alma Matera de las agresiones dictatoriales que la habían convertido en mera fábrica de profesionistas, donde la libre investigación era anulada, y el pensamiento perdía toda su eficacia, al quedar bajo control hasta en sus más mininos detalles.

El Decreto de la Autonomía Universitaria
Decreto No. 12

LA JUNTA REVOLUCIONARIA DE GOBIERNO
Considerando:
Que uno de los anhelos más legítimos de los sectores intelectuales del país, ha sido la organización de la Universidad Nacional en forma que corresponda a las realizaciones de auténtica cultura que el pueblo esperaba de ella;

Considerando:
Que fue fermento valioso de la revolución trascendental que vivimos, la decisión de estudiantes y profesionales dignos, de llegar a la autonomía universitaria para poner al Alma Mater a salvo de las agresiones dictatoriales que la habían convertido en mera fábrica de profesionistas, donde la libre investigación era anulada, y el pensamiento perdía toda su eficacia, al quedar bajo control hasta en sus más mínimos detalles;

Considerando:
Que la investigación de los numerosos problemas que confronta el país y la difusión de la cultura exigen nueva orientación para la Universidad, y libertad para decidir acerca de su organización, propósitos y fines;
Por tanto:
En uso de las facultades que le confiere el artículo 77 de la Constitución de la República, en su inciso 23,

Decreta:
Artículo 1o.- La Universidad Nacional de San Carlos, con sede en la capital de la República, es autónoma en el cumplimiento de su misión científica y cultural, y en orden administrativo.

Artículo 2o.- La Universidad Nacional tiene la personalidad jurídica necesaria para el desarrollo de sus fines y para adquirir, administrar, poseer y enajenar bienes, contraer obligaciones y ejercer toda clase de acciones de acuerdo con la ley.

Artículo 3o.- Integran la Universidad Nacional, las siguientes facultades: De Ciencias Jurídicas y Sociales; de Ciencias Médicas; de Ciencias Económicas; de Ciencias Naturales y Farmacia; de Ingeniería; de Odontología; de Humanidades; y las demás facultades e institutos que en lo sucesivo se establezcan.

Artículo 4o.- Mientras se emite la nueva Ley orgánica de la Universidad Nacional y los correspondientes estatutos y reglamentos, estarán en vigencia las leyes que la rigen, en cuanto no afecten el espíritu del presente Decreto.

Artículo 5o.- El Ejecutivo dispondrá la manera de asegurar la autonomía económica de la Universidad Nacional.

Artículo 6o.- La Ley Orgánica decidirá la forma en que el Ejecutivo verificará la suprema inspección que le corresponde de conformidad con lo dispuesto en el artículo 77, inciso 7o., de la Constitución de la República.

Artículo 7o.- Este Decreto entrará en vigor el día primero de diciembre próximo entrante, y se dará cuenta de él a la Asamblea Legislativa de la República en sus próximas sesiones ordinarias.

Dado en el Palacio Nacional: en Guatemala, a los nueve días del mes de noviembre de mil novecientos cuarenta y cuatro.

Francisco J. Arana
Jorge Toriello
J. Arbenz

El  Secretario de Estado en el Despacho de Educación Pública.
Jorge Luis Arriola

En el artículo final se indicó que el decreto entraría en vigor el 1 de diciembre de 1944, fecha que desde entonces se estableció como" Día de la Autonomía Universitaria".

De esta manera quedó satisfecha la aspiración de los estudiantes y profesionales, que desde el inicio de las luchas contra el dictador Ubico, habían proclamado como uno de sus principales objetivos el logro de la autonomía universitaria.

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only